Adolfo López, un artesano de damasquino con diseños de uvas.13 y 14 de Abril 2013

damasquino

Para encontrar los orígenes de esta artesanía,  tendríamos que remontarnos a las culturas  como la Egipcia (puñal en la tumba del faraón Kames 1700 a. c.), a los Chinos con obras anteriores a 1500 a. C., en la antigua Siria del norte (cobres damasquinados 1300-1400 a. C.) y ya en Europa al período de la Tene con su casco de Amfreville de cobre con hierro y oro del 500 a. c. (en el museo de Ruan).

Los Bizantinos, grandes maestros en el arte de los metales, también dominaron esta artesanía extendiéndola con su cultura por Occidente hasta los siglos XIV y XV. De sus obras destacan las puertas (Damasquinadas) como las de San Angelo, donde les obligó a dejar una inscripción de cómo debían limpiarse para preservar su Damasquinado de Plata. Los Árabes serán posteriormente herederos, perfeccionadores e impulsores de la la técnica del Damasquinado, enriqueciéndola notablemente con su su sensibilidad estética. De los países árabes viaja a la España Musulmana y  pasa por Granada y termina en Toledo. Aunque la fecha exacta del asentamiento en Toledo no es conocida, existen datos fidedignos después de la reconquista de Granada en el siglo XV.

De otro famoso artesano afincado en Toledo, Alfonso de Sahagún, quedan espadas Damasquinadas del 1550, hoy en la biblioteca nacional de París. Después del esplendor Mudéjar de Toledo, que alcanzó a todos los oficios artísticos, en épocas ya renacentistas y posteriormente barrocas, El damasquinado languidece, y hay que esperar al siglo XIX para observar otra vez cómo florece y se potencia hasta la actualidad  en Toledo.

Adolfo López es un artesano de los pocos que quedan en Toledo, entregado por completo a su obra: el damasquinado en plata sobre acero.

Este trabajo se va a realizar en directo este fin de semana (Sabado 13-Domingo 14 de Abril 2013) en Pepita Uva, con diseños que va a realizar Adolfo con motivos de uvas. Se podrá apreciar cómo se sigue realizando con las mismas técnicas que hace siglos.

 

 ¡UN PRIVILEGIO!

INCRUSTADO

Comentarios (1)

Deja un comentario